Bolero

Según varias fuentes, el bolero viene de España, e inicialmente era una danza de movimiento ligero. Es una manifestación musical gitana, pues su nombre puede venir de la expresión ‘Volero’ (de volar), y las danzas gitanas a veces implican movimientos agudos y rápidos que aparentan el vuelo de aves. Si nos fijamos de la instrumentación musical de las formas gitanas –cantohondo, etc.- notamos guitarras y unas cajas de madera que hacen de percusión, además del aplauso y el uso de las palmas de las manos, es decir, la influencia Española en la constitución de este género es bastante enorme.

Con esta instrumentación llega el Bolero a América, específicamente a Cuba, donde la fusión con los ritmos africanos de esa maravillosa zona mágica que es el Caribe dio como resultado el compás cadencioso del Bolero como lo conocemos en su acompañamiento clásico: Con unas guitarras y unos bongós, congas o tumbadoras como percusión.

Aquí comenzamos con una definición más firme: el bolero es un género musical de origen cubano, muy popular en los paises latinoamericanos. El bolero típico cubano surgió en 1840, marcando paso en 1883 con el primer bolero oficial conocido como  <Tristezas>, escrito por el cubano José Pepe Sánchez.

Ascenso del Bolero: 

Un hecho que iba a contribuir con el ascenso del Bolero, es la inesperada muerte del rey del tango, el gran Carlos Gardel en 1935, que dejo a ese género musical sureño sin un destacado interprete, de esta forma, decayó ese afán por el tango tras la muerte de su mejor voz y esto permitió la expansión del bolero.

Varios factores contribuyeron al auge de la era dorada del bolero, fue un cierto aislamiento cultural de América Latina en los años cercanos y posteriores a la primera guerra mundial, que no permitió a estos países integrarse a la era llena de influencias musicales que no fueran el vals, el pasodoble o el fox -trox, venidos de Europa o los Estados Unidos. Esto permitió al Bolero cultivarse y desarrollarse en calma sin claras competencias que lo amenazaran, destacamos también que los países ‘influenciadores’ no estaban tan interesados en vendernos su cultura y sus gustos, solo mostraban interés porque América Latina les comprase sus productos.

En definitiva, la era dorada del bolero es coincidente con el período de las dictaduras militares en los años treinta, cuarenta y cincuenta. El éxito del bolero sirvió a los intereses de estos regímenes, ya que promovía cierta alienación romántica en un público al que se quería mantener al margen de las cuestiones políticas.

Desarrollo del bolero:

En un primer momento, el bolero desarrolló su lenguaje a partir de los “tríos” de guitarra. En los años 30 aparecieron las orquestas tropicales, luego las orquestas al estilo big band y por último, las orquestaciones de tipo sinfónico que le aportarían refinamiento al acompañamiento musical del bolero durante unos treinta años aproximadamente (1935-1965). Cuba y México se convirtieron en la meca para los músicos y cantantes del bolero.

Para la masificación del bolero fue fundamental el desarrollo de medios de comunicación como la radio, los programas en vivo en televisión y las películas de cine con sus actores-cantantes así como las grabaciones en discos, cuya impresión evolucionó de los discos de 78 a los de 45 RPM (revoluciones por minuto), hasta llegar a los de 33, llamados “larga duración” , LD, LP o long play.

Se mantuvo como una corriente musical de primer orden durante unos treinta años, hasta que su popularidad comenzó a decaer en la segunda mitad de los años 60.

Características melódicas, armónicas y rítmicas.

El bolero es un género musical bailable de tiempo lento, que nació en Cuba a fines del siglo XIX como un heredero del bolero español, pero con sus propias características musicales. Una de estas son sus letras románticas y de marcado carácter reflexivo, que hace del bolero un baile asociado a los sentimientos (generalmente acerca del amor y el desamor) y de gran sensualidad. En el bolero tradicional es total la fusión de factores hispanos y afrocubanos, que aparecen tanto en la melodía como en el acompañamiento de la guitarra. En cuanto al ritmo, el bolero guarda una estrecha relación con el danzón y la habanera, aunque su baile es más parecido al son.

Este género ha atravesado por múltiples transformaciones desde surgimiento, quizás las más importantes en las concepciones armónicas con las cuales ha sido trabajado.

El ritmo ha ido cambiando de acuerdo con las variaciones impuestas por la moda en el baile. El género se ha enriquecido con el timbre característico de las distintas épocas históricas por las cuales ha atravesado.

Sin embargo, la estructura binaria y las formas en que se ha trabajado la línea melódica sobre un acompañamiento casi siempre monofónico, constituyen características que se han mantenido estables desde sus orígenes.

Grandes exponentes del género:

Mario Clavell

Fernando Torres

Roberto Yanes

Leo Marini

La Lupe

Julio Jaramillo

Agustín Lara

Pedro Infante

Consuelo Velazquez

Canciones

Piensa en mi – Agustin Lara

Incertidumbre de Gonzalo Curiel

Aunque Me Cueste La Vida – Pedro Infante

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s